10 pasos para recuperarse de una ruptura de amor

3 comentarios

Te patearon o terminaron y no puedes olvidarla. Sí, todos hemos pasado por eso. Y hubiéramos pasado mejor el trago con esta guía para borrar a la ex de nuestra mente.

Te duele la cabeza, y las aspirinas no te hacen efecto. ¿Qué pasa? Es ella otra vez, punzándote donde más duele: la cabecita y el corazoncito. Las rupturas siempre son dolorosas y, recuperarse de ellas y conseguir olvidar a la chica, entraña la misma dificultad.

Basta ya de dejar la mirada perdida recordando los buenos tiempos con ella, es la hora de quemar sus fotos, meterse juergas y hacerlo con otras si te tinca. Veamos:

1. Bájala del pedestal

No la idealices, ya no. Pasó el tiempo de enmascarar sus defectos y potenciar sus virtudes como si fuera perfecta... Eso es la venda del amor, que nos vuelve ciegos y nos hace negar la realidad. Y la realidad es que ella no es perfecta, nunca lo ha sido. Así que patéala de ese pedestal en el que la pusiste.

Nada de mirar sus fotos o saltar sobre el teléfono o el teclado del ordenador si es que ella llama o manda un e-mail. Y, definitivamente, no cambies tus planes por ella. No hagas esfuerzos por ella, recuerda que ella ya no merece ese trato preferente.

2. “Ciérralo”

¿Que cierre el qué? Bien cerrado está, pensarás tú. Claro, te ha dejado... Pero es necesario un fin definitivo. Un rótulo blanco serigrafiado sobre la realidad que diga “The end” para que pierdas cualquier esperanza (por pequeña que sea) de volver con ella.

Necesitas algo duro y contundente, como que ella te diga: “No te quiero y nunca volveremos a estar juntos”. A partir de ahí, aceptando que se acabó para siempre, empezaremos a curarnos.

3. Corta todo contacto con ella

Cuando una relación termina, termina. Como sigas quedando con ella te vas a volver loco. No supliques, llores, llames o le mandes correos electrónicos. Nada. Cero.

Recuerda que en el momento de dejarte ella ya sabía que tú querías estar con ella, y aún así te dejó. ¿Crees que va a cambiar su opinión ahora? No le importó antes, no le importará ahora.

4. Pon sus defectos por escrito

Tal como suena. Escríbele una carta en la que dejes bien claro todos tus sentimientos (negativos) sobre ella... Luego no la mandes, rómpela en pedacitos o quémala. Nunca la recibirá, pero no veas qué liberado vas a quedar. En esa carta estará toda la verdad, y ya verás la cantidad de mala onda acumulada que te ha provocado la chica.

5. Evita a sus amigos

No te adentres en su territorio, no serás bienvenido. Hablamos de lugares, y de amigos. Todo eso le pertenece a ella, y ella ya no te pertenece a ti, o sea que... haz tus cuentas. Y si nunca ha sido muy bueno en matemáticas, se traduce en: búscate nuevos lugares para salir y haz nuevos amigos que no tengan ninguna relación con tu ex. ¿Clarito?

6. Elimina sus fotos

Y no nos referimos (solo) a eso, sino también a tirar sus cartas, destrozar su ropa, mandar todos sus mails a la papelera de reciclaje (bendita papelera de reciclaje), etc.

Deshazte de cualquier cosa suya, que te recuerde a ella, huela a ella o se parezca a ella (¿?)... Eh, sabemos que es duro y hasta un puntito cruel pero estamos tratando de olvidar a la ex, así que ¡a quemar fotos o dejarlas en un sótano donde vayamos una vez al año!

7. Olvídate de lo que le diste

A menos que sea un diamante o algo así... No merece la pena llamarla y volver a estar en contacto con ella sólo para recuperar esas cosas materiales tuyas que se quedó ella (la muy pájara ya te podía haber llevado una cajita con tus cosas el día que lo dejaste, ¿verdad?)

DVD´s, CD´s, el cepillo de dientes... Todo ello es reemplazable, COMO ELLA. Así que a tirar con lo puesto.

8. Sal con tus amigos

Pero mucho. Sesiones intensas y continuadas en el tiempo. ¿Para qué están los amigos? Para momentos como estos. “I´ll be there for you”, lo dice la cancioncilla de FRIENDS, así que debe ser cierto. Tus colegas te ayudarán a pasar el mal trago.

No sólo bailando en clubes o conociendo a tías en pubs, sino tomándote una cerveza con ellos y escuchando de su boca la realidad del asunto: ella nunca fue tan genial como tú decías.

9. Disfruta tu libertad

Que se quede ella con sus películas francesas, ahora eres libre para ver esa joyita de Jackie Chan o Jet Li. Juega con el play hasta que te duelan los dedos, mira la tele hasta las tantas, anda a ver chilewarez.org en su zona XXX, HAZ TODO LO QUE TE APETEZCA. Ya no hay nada que nos lo impida. Ah, la libertad...

10. Acuéstate con otra

Nada hay mejor para olvidar a tu ex que tener a una nueva chica en tu cama. Un clavo saca otro clavo, hay más peces en el mar. En cualquier caso, la idea es clara: encontrar una nueva chica que te haga olvidar a la otra, aunque sólo sea temporalmente.

Igual es recomendable limpiarse bien la cabecita, ya que tampoco se trata de terminar e ir corriendo a “terminar” sobre otra mujer, sino que hay que estar bien limpio o el primer gemido de tu nueva compañera sonará parecido al de tu ex.

Sabemos que muchos de estos pasos son duros, complicados. Se necesita valor y, sobre todo, la determinación de querer olvidarla de una vez por todas. Venga, ahí fuera hay muchas a las que no debes hacer esperar, ¡olvídate de las que no te quieren!

Una empresa de EEUU ofrece la creación de parejas genéticamente compatibles

0 comentarios

ScientificMatch.com encuentra parejas compatibles a través del olor personal, el servicio cuesta 1.380 euros.

"Somos el único servicio de contactos que crea parejas con auténtica química", afirma la empresa.

Una empresa de Estados Unidos puede haber dado con la solución a las discusiones de pareja. ScientificMatch.com, que se presenta como "La ciencia del amor", encuentra parejas genéticamente compatibles a través del olor personal.

Según publica El País , la empresa se basa en el análisis de unos genes implicados en la atracción sexual, y luego empareja a las personas que tienen alelos diferentes.

La química perfecta

Los científicos aseguran que uno siente más atracción por el olor de las personas que tienen alelos diferentes a los nuestros. De esta manera, la selección natural crearía parejas más ricas genéticamente hablando.

El servicio que ofrece la empresa de "La ciencia del amor" cuesta 1.380 euros y asegura que " somos el único servicio de contactos que crea parejas con auténtica química".

Fuente: 20minutos.es

¿Se puede morir por perder a un ser querido?

0 comentarios

Las personas que sufren la pérdida de un ser querido tienen hasta un 20% más riesgo de morir, según informa la BBC.

En este sentido, es la parte psicológica la que provoca este aumento. Así lo han publicado unos investigadores de la Universidad de Utrecht (Holanda) en la revista médica Lancet (inglés).

Cuando se muere un ser cercano, la gente que vive su muerte empieza a adoptar hábitos poco saludables como el tabaquismo, una dieta incorrecta e incluso el alcoholismo.

Peor para los hombres

Es mayor el riesgo por alcoholismo en los hombres, pero a las viudas les influye mucho la soledad y el dolor psicológico. De hecho, se ha demostrado que ese dolor puede llegar a causar cambios físicos ya que las hormonas del estrés trastornan los procesos del organismo.

El estudio descubrió que sobre todo durante las primeras semanas y meses después de la muerte es cuando más riesgo de mortalidad hay.

Los hombres tuvieron un 21% más de probabilidad de morir después de la muerte de su mujer. Sin embargo, las viudas mostraron un 17% más de riesgo de morir tras la pérdida del esposo.

Además, los hombres que pierden a su esposa tienen tres veces más de probabilidades de suicidarse, mientras que las mujeres no mostraron ningún riesgo de suicidio.

Pero este no es el primer estudio que concluye que se puede morir de amor. En abril de este año también salió otro estudio de la Universidad de Glasgow en el que también se llegaba a esta teoría.

Fuente: 20minutos.es

Mirar a los ojos y sonreír hace a las personas más atractivas

0 comentarios

- Según un estudio, una persona que mira directamente a los ojos y sonríe resulta más atractiva.-
- "La gente prefiere los rostros a los que parece gustar", asegura.
- Los participantes se sintieron más atraídos por los rostros felices en el sexo opuesto y con las miradas directas.

Un dicho popular asegura que "la belleza está en los ojos que la mira" y un estudio elaborado por la Universidad de Aberdeen ha venido a corroborar esta ciencia popular llevándola al extremo.

Según el Laboratorio de Investigación del Rostro de la Universidad de Aberdeen, mantener el contacto visual y sonreír nos hace más atractivos.

Este estudio, elaborado por la doctora Claire Conway y publicado el pasado miércoles en Proceedings of the Royal Society pretende desterrar las habituales creencias de que el atractivo se debe a los rasgos físicos, como la preferencia por las caras simétricas, los labios grandes en las mujeres y las mandíbulas marcadas en los hombres.

Conway y sus compañeros analizaron el efecto de la dirección de la mirada, las expresiones faciales y género en el atractivo y descubrieron que los participantes se sintieron más atraídos por los rostros felices en el sexo opuesto y con las miradas directas.

"La dirección de la mirada es importante"

"Cuando se le pide pensar en ejemplos de características faciales atractivas, mucha gente piensa en rasgos físicos como una piel de aspecto saludable y una mandíbula fuerte", señalan los investigadores.

Sin embargo, "aquí demostramos que la dirección de la mirada también puede ser importante para la atracción", afirman.

"Los rostros que miraban directamente al interlocutor se juzgaron como más atractivos que las caras que evitaban mirar de frente", lo que, "demuestra que la gente prefiere los rostros a los que parece gustar y que la atracción no se trata sólo de belleza física".

Fuente: 20minutos.es

Como Superar El Temor A Entablar Una Nueva Relacion

0 comentarios

Paul Mauchline, autor de TheArt ofLoving, asegura que "las personas que mantienen heridas emocionales sin resolver (problemas de autoestima y traumas de relaciones amorosas pasadas) suelen sentir un fuerte temor a entablar nuevas relaciones" Para el escritor norteamericano, algunas características inequívocas de los temerosos a vincularse afectivamente es tener en mente ideas como: 'no volveré a enamorarme','no sé cómo relacionarme','soy demasiado viejo','no soy atractivo', 'mi trabajo es muy demandante'o'no me enamoro'. Sandra Bravo asegura que el miedo a entablar este tipo de relaciones es "un temor que se basa en lo que un sujeto cree que el otro va a pensar de él" Por otro lado, evadir el encuentro con personas que no conocemos puede tener su origen en el miedo al rechazo. La psicóloga ofrece alternativas basadas en un cambio de perspectiva respecto a lo que pensamos sobre nosotros mismos:

Modifica tus creencias sobre ti mismo. Si te percibes como una persona llena de defectos, buscarás que los demás observen aspectos negativos de tu personalidad.

Al protegerte de no ser rechazado, te vuelves invisible. Vale más enfrentarse a la negativa de una persona que ser ignorado toda la vida.

Balancear las posibilidades te puede llevar a darle una magnitud objetiva a lo que crees. Lo peor que te podría pasar no es que te rechacen, sino que continúes alimentando este miedo. En contraste, lo mejor es que quizás tengas la oportunidad de comenzar una relación.
Si la persona a la que buscas te rechaza, no te desanimes. Simplemente levántate y continúa tu camino.

Cuando te acerques a hablar con alguien, colócate en una postura abierta que refleje que todo es posible. Causarás una buena impresión.

Cuanto Dura El Amor

0 comentarios

Enamorarse es el primer paso en la formación de pareja en humanos y, recientemente, punto de mira de la investigación neurocientífica

«Las grandes pasiones son enfermedades incurables», decia Goethe. Pérdida de sueño y apetito, hiperactividad, son algunos de los síntomas que sufren los enamorados. La quimica del amor está mediada por una serie de sustancias que nos hacen sucumbir a la pasión amorosa. Sin restar méritos al romanticismo, se han identificado una serie de sustancias químicas -hormonas y neurotransmisores- que están implicadas en la pasión amorosa e, incluso, se puede realizar una matriz con las variadas manifestaciones y etapas del amor y su relación con estas sustancias. Curiosamente, los hombres parecen ser más susceptibles a la acción de esta química; ellos se enamoran más rápida y fácilmente que las mujeres.

La antropóloga Helen Fisher, profesora de investigación de la Rutgers University de New Jersey, identifica en el cerebro humano los tres aspectos del amor: lujuria, atracción y unión. La lujuria -deseo sexual- es producto de la testosterona, que es la causante del impulso inicial que nos hace buscar pareja. Luego viene la atracción, el enamoramiento, que se atribuye en parte a los bajos niveles de serotonina y a la dopamina, un neurotransmisor cerebral que se relaciona con la sensación de bienestar. Cuando el amor se consolida, el vínculo y la atracción que evolucionan hacia una relación calmada, duradera y segura tienen que ver con la oxitocina y la vasopresina.
«Cumbre química»

La antropóloga define el enamoramiento como una «cumbre química» que suele terminar en un año aproximadamente, probablemente porque el cerebro produce menos sustancias o porque los receptores se adormecen. El amor se deteriora y evoluciona y este avance es lo que nos permite establecer distinciones entre varias parejas potenciales o conservar la energía de apareamiento y enfocarla sólo en una pareja. Para el momento en que esta energía ha engendrado un hijo, el cerebro ya ha pasado a la siguiente fase, la unión, un estado caracterizado por sentimientos de seguridad, comodidad y unión espiritual con una pareja estable. La unión es el sentimiento más duradero, mucho más que la lujuria o el enamoramiento, pero también puede menguar o quedar relegado por otros sentimientos.

En uno de sus últimos trabajos, Fisher ha estudiado 58 culturas de todo el mundo, comprobando que en todos los lugares las pautas de las relaciones amorosas eran similares. El estudio constató que las mujeres tendían a tener hijos cada cuatro años y que el momento en que una pareja tiene mayores probabilidades de divorciarse se ubica en el cuarto año de relación que es el plazo más habitual del divorcio, tras el matrimonio. Así elaboró la teoría del ciclo reproductor de 4 años; Fisher cree que este ciclo es el remanente de la temporada de reproducción de nuestros ancestros ya que considera que es el tiempo en que un hombre y una mujer deben permanecer juntos al menos hasta que su hijo camine y se destete y para que pueda ser cuidado por otros.

El índice de divorcios crece mucho, según la mujer es más independiente económicamente, pero ese patrón no cambia. El animal humano quizá fue creado para tener una serie de relaciones sucesivas, aunque no todos se separan. Parece que tenemos muchos modelos reproductivos diferentes. El cerebro es un órgano muy flexible, y diferentes personas manejan esos sistemas cerebrales de forma distinta; unas forman un matrimonio para siempre y otras sienten gran cariño por su pareja, pero al tiempo pueden enamorarse de otro. El amor, probablemente la emoción más deseada y a la que han prestado más atención poetas y cantantes, quizás no sea sólo cuestión de física y química como creía Severo Ochoa...Es difícil saber hasta que punto nuestras hormonas y neurotransmisores son los responsables de esta emoción.
Placer y recompensa

Uno de los estudios que demuestra el papel de la dopamina en el enamoramiento también fue efectuado por Fisher. Con la esperanza de descubrir por qué la gente se enamora, estudiaron los cerebros de neoyorquinos que estaban locamente enamorados. Más de 800 voluntarios de varias edades y condiciones fueron estudiados mediante resonancia magnética para tratar de analizar cuáles son las zonas y sustancias cerebrales implicadas en el amor romántico. El trabajo revela que hay dos regiones muy activas: el núcleo caudado, una primitiva región en forma de C relacionada con el sistema del placer, la excitación sexual y la motivación para lograr recompensas. La otra es el área tegmental ventral, la veta madre de las células que producen dopamina, neurotransmisor que se asocia con la sensación de bienestar, implicado también en los mecanismos de placer y recompensa.

Otros neurotransmisores involucrados son la norepinefrina, que produce euforia, hiperactividad y pérdida del apetito y el bajo nivel de serotonina responsable de la pérdida de sueño y del pensamiento intensivo, el «no puedo dejar de pensar en ti» de muchas canciones de amor. La feniletilamina también se ha vinvulado con el amor. Donald F. Klein y Michael Lebowitz, del Instituto Psiquiátrico de Nueva York, sugirieron que el cerebro de una persona enamorada contenía grandes cantidades de esta sustancia, que sería responsable algunas de las sensaciones y modificaciones fisiológicas que experimentamos cuando nos enamoramos. La feniletilamina podría ser también responsable de los efectos antidepresivos del ejercicio físico, como también de la liberación de endorfinas.

Curiosamente no todas las sustancias implicadas en la química del amor actúan de la misma forma en ambos sexos. La testosterona, relacionada con el impulso sexual, se comporta de una forma que puede parecer contradictoria ya que, mientras que en las mujeres aumenta el nivel, en los hombres enamorados se reduce. En un trabajo realizado por el departamento de psiquiatría y neurobiología de la Universidad de Pisa, publicado en Psychoneuroendocrinology, se midieron los niveles hormonales en un grupo de 24 personas de ambos sexos que se habían enamorado recientemente (en los últimos seis meses) y se compararon con otros 24 que no tenían pareja o que tenían una relación de hace tiempo. Se midieron los niveles de varias hormonas encontrándose menores niveles de FSH (hormona del sistema reproductor) y testosterona en los hombres enamorados, mientras que las mujeres enamoradas tenían niveles más altos que aquellas que no lo estaban. Se repitieron los estudios entre los 12 y 24 meses, sin que se hallaran entonces diferencias.

Fuente: consumer.es

Cómo cultivar actitudes de apertura

0 comentarios

- Evitar las rutinas. Hacer siempre lo mismo conlleva el riesgo de caer en la rutina. Es lo que se ha llamado comúnmente las 'rarezas de los solteros'. Es importante plantearse la posibilidad de dejar entrar en su vida nuevas experiencias.

- No preocuparse, ocuparse. No hay que crear dificultades antes de tenerlas. Hay que resolverlas cuando aparezcan.

- Las oportunidades no suelen venir a casa. Hay que ir a buscarlas.
- Buscar el aspecto positivo de las situaciones. Cada circunstancia tiene sus partes positivas. Es importante tener una actitud de apertura hacia ellas.

- Desconfiar de la autocompasión. Es importante permanecer alertas a los sentimientos que hacen que sintamos pena de nosotros mismos. Además de irreales, suelen ser improductivos.

- Arriesgarse a hacerse visible. En una sociedad como la actual, permanecer arrinconados no permite hacerse visibles. Los 'pinitos' de hacerse ver suelen ser gratificantes.

- Probar con la generosidad. Descartar la 'propiedad privada exclusiva' de bienes como el tiempo y las cualidades y ponerlas a disposición de otras personas no empobrece. La experiencia dice que es sumamente enriquecedor. Hay que arriesgarse a compartir.

- Oír no es lo mismo que escuchar. Mantener una actitud activa de escuchar otras formas de pensar y de ver la vida no desestabiliza, enriquece.

Fuente: consumer.es